Piratas y corsarios (II): Cómo atacan los corsarios. | José Muelas

Piratas y corsarios (II): Cómo atacan los corsarios. | José Muelas.

Ya comenté hace algún tiempo que si copiar archivos sin autorización permitía a la industria llamar a los ciudadanos “piratas”, nada obstaba entonces a que los ciudadanos llamasen a las entidades de gestión “corsarios” (ver “piratas y corsarios“) al dedicarse ellos a la misma actividad salvo que con la debida autorización legal.

Hoy me gustaría hablarles de las estrategias que desarrollan estos “corsarios” para perseguir a quienes ellos denominan “piratas” y, para ello, nada mejor que empezar enumerando los efectivos que componen la marina “corsaria” y su despliegue estratégico.

La “marina corsaria” se divide en tres “flotas” principales que están integradas, a su vez, por diversas “escuadras”, a saber:

  • La “flota  de autores” dedicada a gestionar los derechos de propiedad intelectual de los autores y que se compone de las siguientes “escuadras”:
    • SGAE: Sociedad General de Autores y Editores.
    • CEDRO: Centro Español de Derechos Reprográficos (autores y editores de libros).
    • VEGAP: Visual Entidad de Gestión de Autores Plásticos (autores de obras plásticas)
    • DAMA: Derechos de Autor de Medios Audiovisuales.
  • La “flota de artistas, intérpretes o ejecutantes”, que se compone, a su vez, de dos “escuadras”:
    • AIE (Artistas, intérpretes o ejecutantes de obras)
    • AISGE Actores e Intérpretes Sociedad de Gestión (artistas de obras)
  • La “flota de produtores” integrada por:
    • AGEDI Asociación de Gestión de Derechos Intelectuales (productores de fonogramas)
    • EGEDA Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (productores de obras y grabaciones audiovisuales).

Todos los miembros de las flotas descritas cuentan con su preceptiva “patente de corso” ya que todas las entidades de gestión enumeradas cuentan con la pertinente autorización del Ministerio de Cultura del Reino de España, autorización que ha sido en todos los casos debidamente publicada en el Boletín Oficial del Estado.

Vistos los efectivos y el despliegue de la “marina corsaria” pasemos ahora a ver cual es su plan de batalla contra los “piratas”.

En primer lugar hay que decir que cada una de las flotas y escuadras de la “marina corsaria” está altamente especializada y que, cada una de ellas, está específicamente preparada para la exacción de cantidades de dinero por motivos distintos de las demás, de forma que sostienen, muy a menudo con éxito, que el pago a una de ellas no libera de pagar a ninguna de las otras. Para ver como funciona su estrategia pongamos un ejemplo práctico:

Imagine que usted quiere poner un bar en el que, para amenizar a los usuarios mientras juegan al dominó, usted colocará una serie de canciones que su señora ha extraído de una antología de la copla que tiene en casa. También ha colocado usted un televisor por si el Atleti vuelve a jugar la final de la Copa de Europa (sus clientes del barrio son mayoritariamente del Atleti).

Dado ése planteamiento inicial la “marina corsaria” adoptará el siguiente plan de batalla:

En un primer momento se dirigirá a usted la SGAE quien le conminará a abonar las cantidades que ella misma ha establecido en sus tarifas (aprobadas por el Gobierno, eso sí, no olvidemos que cuentan con “patente de corso”) o a firmar con ellos un convenio. Usted, naturalmente, capitulará sin condiciones y creerá que con esto ya ha pasado lo peor.

Se equivoca.

Porque poco después llegará a su bar un representante de AGEDI que le explicará que una cosa son los autores (que usted ya está pagando) y otra muy distinta los “productores de fonogramas” a quienes usted también debe ¡cómo no! de pagar. El emisario de AGEDI le indicará quetambién tienen unas tarifas aprobadas y que, por su bien, lo mejor que puede hacer es pagar o firmar un convenio de capitulación. Quizá usted opte por resistirse pero AGEDI entonces movilizará a sus abogados que, sobre la base de una demanda preimpresa, le reclamaran a usted el pago desde que abrió el bar y usted… como es un pirata pobre pagará antes que enfrentarse a un costoso juicio. Tras eso usted crerrá que ya ha cesado el ataque.

Se equivoca de nuevo.

Porque usted, además, tiene una tele; una tele que usted no ha encendido desde que Reina se comió el gol de Bayern de Munich cuando ya todos celebrábamos que el Atleti era Campeón de Europa y que usted no va a volver a encender hasta que el Atleti vuelva a jugar la final (cosa esta que raya en la ciencia-ficción). Que la tele no se use no le servirá de nada, la tele está ahí y las presunciones legales juegan en su contra, sobre usted caerán entonces el resto de las unidades de la “escuadra corsaria” (autores, intérpretes, medios audiovisuales, productores…) y su negocio de “pirata”, finalmente, será hundido entre implacables canonazos.

Y ahora basta de humor. Es hora ya de plantearse seriamente y al margen de cuestiones partidistas y/o electoralistas a quienes sirven estas muy legales y muy serias Entidades de Gestión, porque, si su utilidad pública es dudosa (que lo es y mucho), convedrá plantearse retirarles la patente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s