Ajedrez y sexo

Jugadora de Ajedrez

Lamento decepcionarles: Este post no guarda relación ni con perversiones ni con fantasías sexuales; este post más bien tiene que ver con la curiosa circunstancia de que los jugadores de ajedrez pertenecen abrumadoramente al sexo masculino y al dato de que han sido muy pocas las mujeres que han destacado en este juego.

Vaya por delante que sacar conclusiones de los dos datos anteriores me parece un error de bulto, pero es lo cierto que algunas personas lo han hecho e incluso han publicado libros pretendidamente científicos al respecto, libros que, por desgracia, en muchos casos han alcanzado una popularidad notable.

Cuando de ajedrez y sexo se trata el primer libro que viene a la cabeza es “Psicología del Jugador de Ajedrez” de Reuben Fine, libro de marcada inspiración psicoanalítica que trata de explicar la supremacía masculina en el juego a través de expedientes claramente freudianos: Según esta teoría el Rey representa al propio tiempo la figura paterna y el propio pene por lo que el instinto de “matar al padre”, más presente en los hombres que en las mujeres, favorecería la presencia de jugadores varones. Lo de que el Rey represente al propio tiempo al pene permitió al autor citado convertir al pobre campeón del mundo Wilhem Steinitz en un exhibicionista, dada su afición a prescindir del enroque y a dejar a su rey ostensiblemente expuesto.

Considero el psicoanálisis acientífico y toda la explicación de Reuben Fine más un ejercicio literario que científico, pero es lo cierto que, al ser uno de los pocos libros sobre el tema publicados en España, su influencia se deja sentir en obras literarias que han alcanzado difusión notable como “La Tabla de Flandes” de Arturo Pérez Reverte, o “La Torre Herida por el Rayo” de Fernando Arrabal.

Este año en el Hotel Bali uno de los torneos que se juega es “femenino” y no puedo explicarles el estupor que me causa que la Fédération Internationale des Échecs (FIDE) permita que se jueguen torneos oficiales donde el sexo de los participantes se tenga en cuenta. Me parece casi ofensiva esa distinción de sexos y, sin embargo, lo más sorprendente, es que son bastantes las mujeres que compiten en ese tipo de torneos.

Afortunadamente, hace ya algunos años, Judith Polgar, una mujer que merecería un post sólo para ella y su familia, mostró su rechazo frontal a participar en tal tipo de eventos. Es una pura cuestión de dignidad. Afortunadamente cada año que pasa aumenta el número de jugadoras, aunque todavía se puede escuchar a algún cretino sostener que perder con una mujer es particularmente humillante.

Por mi parte les dejo con un video de amigo Jospeh Webley Fosbery sobre el tema.

Anuncios

Un comentario en “Ajedrez y sexo

  1. Sucede que las mujeres, por alguna razón valedera o no, prefieren jugar contra mujeres, por supuesto que hay excepciones conocidas. Desde otro punto de vista, creo que no está mal que haya torneos femeninos, lo importante es que la mujer se vaya integrando al ajedrez, por eso estas competencias son un medio iddeal para ello.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s