Generala en Zaragoza

Me cuentan que en Aragón los abogados de oficio llevan 11 meses de retraso en el cobro de sus vejatorias retribuciones y no acierto a creer lo que oigo, leo que en Aragón quieren reducir en un 40% esas vejatorias retribuciones que no se pagan y me resisto a creer también que eso pueda ser verdad. No me parece posible que se deje sin justicia a los menos favorecidos, porque sin justicia no hay derechos y donde sólo hay justicia para algunos no hay derechos para los demás. Eso no lo puede tolerar una administración que se llame democrática… ¿O sí?

Los abogados de oficio nunca han cobrado lo que valen sus servicios. Con la palabra oficio (officium) no se designaba en latín ningún tipo de trabajo, sino que con ella se hacía referencia a un deber moral para con el resto de los ciudadanos, un deber que se ejercía con liberalidad y de buena fe. Similar en su naturaleza a los servicios religiosos (que todavía se llaman oficios) los servicios jurídicos se prestaban ex officio a impulsos de ese deber cívico y sin salario alguno a cambio. Dos mil años después, a lo que parece, a los gobiernos es ese y no otro el régimen retributivo que les gusta: que sus abogados trabajen gratis para ellos o por una cantidad vil. Los ingresos del abogado en Roma provenían de las “liberalidades” (las donaciones) que el cliente satisfecho le hacía en “honor” a sus servicios (y por eso los abogados llamamos a nuestros ingresos “honorarios” y por eso nos decimos profesionales liberales) pero cuando nuestro cliente, la administración, nos hace trabajar a cambio de nada o a cambio de una cantidad vil, esos mismos “honorarios” se vuelven vejatorios y alguien debe recordar que aún queda dignidad en la profesión y que esta no puede ser vilipendiada.

Conozco a estos abogados, les aseguro que he visto embargar sus mínimos ingresos, que les he visto preguntar casi con vergüenza si el estado o la comunidad autónoma habían ingresado su miserable retribución, les he visto murmurar entre dientes que un día lo dejarán… Pero les he visto también cobijar en su casa a clientes sin dinero, trabajar durante años a cambio de unos euros miserables y les he visto ir de derrota en derrota por todas las instancias judiciales hasta pasear por Estrasburgo su victoria, su hambre y el derecho de su defendido desahuciado. Porque son de oficio abogados y porque sobre ellos descansa la esperanza de los necesitados.

Sé que la vieja virtud romana sigue aquí entre nosotros y que, mientras queden abogados de oficio, la esperanza tiene quien la defienda. Es por eso por lo que mañana tenemos que hacer juntos un trabajo a las 11:00 de la mañana frente al Gobierno de Aragón o allá donde estemos. Porque no vamos a dejar sin esperanza a los necesitados, sin justicia a los desfavorecidos y sin derechos a la mayoría de la población. Porque no vamos a dejar que muera la justicia gratuita y porque, aún hambrienta, a esta profesión le sobran la dignidad y el coraje para señalar a quien trate de acabar con ella.

Mañana es un gran día para decir estas cosas alto y claro. Si estás en Zaragoza acude a la concentración convocada a las 11:00 en el edificio Pignatelli, si no estás en Zaragoza carga la batería de tu teléfono móvil y a las 11:00 grita en tuíter que tú también estás allí con ellos. Porque eres abogado, porque de ti dependen las esperanzas de todos y porque tú sabes defenderlas. No creo necesario añadir más.

Es un placer trabajar con ustedes. Adelante. Mañana nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s