Militantes de atrezzo

La fotografía que encabeza este post corresponde a la campaña electoral norteamericana pero podría corresponder, salvando las distancias, a uno de los muchos actos electorales llevados a cabo este año por cualquier partido político español, porque ninguno ha renunciado a utilizar la peculiar escenografía que se ve en esta foto.
El líder, siempre humano y carismático, es presentado frente a un cuidado escenario compuesto de militantes adictos a su causa. Estos suelen ser seleccionados dependiendo del mensaje que el líder quiera transmitir: personas maduras de bien llevados años si es que va a hablar de las pensiones; jóvenes domesticados y vestidos según las peculiares normas de estilo del partido si es que va a hablar de paro juvenil; honestos y limpios padres de familia de clase media si es que se va a denunciar la poca vergüenza y corrupción ajenas -la propia no existe ni de referencia- o guapas y saludables jóvenes si de hablar de los problemas de la mujer se trata.

Estos militantes que forman el escenario frente al cual se colocará el líder no han de hacer nada distinto de quienes se sientan en platea: al llamado de una inflexión vocal del líder aplaudirán con frenesí, sostendrán carteles con eslóganes cuidadosamente seleccionados mientras no aplauden y mantendrán un silencio y orden propios de alumnos de un colegio de los años 50 mientras el líder perora mecánicamente a la espera de la conexión con los informativos nacionales de TV, momento en el que lanzará su mensaje estrella con aparato y estrépito de líder carismático, cercano a la militancia y sostenido por el fervor popular.

Pantomima, comedia, teatro, hipocresía, postureo, farsa o mojiganga, llámenle como prefieran.

Esos militantes frente a los que se fotografía el amado líder han sido reducidos a la categoría de cosa, de trampantojo, de mero elemento escenográfico: son solamente un forillo teatral, una escenografía que se mueve pero cuya importancia real en el partido no pasa de la que tendría un cartel o un roll-up con un logotipo dibujado en él.

Lo que se ve en la escena nada tiene que ver con el funcionamiento del partido, las acciones relevantes ocurren fuera de ella, ob skena en un ejercicio de obscenidad política que, para mi sorpresa, resulta muy querido para muchas personas que se dicen honestas y que se sienten particularmente cómodas viviendo en tal obscenidad (lo he podido constatar de primera mano).

Lo llamamos democracia y muy probablemente no lo es; no creo que el nuestro sea ese sistema del que se dijo hace siglo y medio en Gettysburg que era el gobierno del pueblo por el pueblo.

Uno observa como los aparatos deciden por los militantes, las nomenklaturas por las corporaciones y los gobiernos por el pueblo, sin contar con él más que como hipócrita coartada de sus decisiones.

Fotos como la que muestra este post son la ilustración perfecta de lo que importan la militancia, la gente, el pueblo, a todos estos políticos obscenos; a saber: apenas algo más que una miserable nada, no mucho más que un barato elemento de atrezzo perfectamente prescindible; aunque luego sean esos ingénuos militantes cosificados quienes con sus votos, su entusiasmo y su dinero, elevan a estos sátrapas hasta el pesebre de lo público y pagan la cuenta de sus obscenas cenas en el Ritz. O donde sea.

Anuncios

2 comentarios en “Militantes de atrezzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s