Pobres abogados

Quizá sea tiempo ya de decirlo: entre los abogados hay bolsas de pobreza; no de escasez o de apretura, sino de pobreza.

Les conozco, les he visto enfermar y hacerse viejos con pensiones de apenas trescientos euros (les pilló desprevenidos el cambio de plan de jubilación), trabajando hasta los ochenta años o más no por vocación sino por necesidad, ejerciendo en su casa porque no hay dinero para alquilar despachos y dando por descontado que habrán de ser abogados hasta la muerte porque a estas alturas ya no les queda otra. Pueden creer que les exagero, están ustedes en su derecho, pero yo les conozco y sé de qué hablo.

Tras ocho años de crisis los abogados llevan sus angustias económicas con una dignidad que encoge el corazón, escondiendo bajo las togas, los trajes y las corbatas la angustia de vivir al día, pero dispuestos a defender los derechos y las esperanzas de quienes se acercan a ellos.

Ya sé que no es distinto lo que les pasa a los autónomos, a los trabajadores, a los pequeños empresarios… Ya sé que es la misma agonía; pero es que luego está el gobierno, ¡ay el gobierno!, dictando leyes para entregar los divorcios a los notarios, sacar procedimientos hereditarios de manos de los abogados para entregarlos también a los notarios, congelando las retribuciones del turno de oficio, derogando las faltas de tráfico para hacer caro el antes gratuito proceso para reclamar por las lesiones producto de los accidentes, imponiendo tasas a las personas jurídicas… Y un largo etcétera. 

No quieren una abogacía independiente, prefieren esos grandes despachos con quienes siempre se puede hablar y a los que no cualquier tiñalpa puede acudir. Definitivamente los abogados independientes molestan con su manía de defender los derechos de los menos favorecidos, de los hambrientos como ellos. Sí, los abogados independientes molestan en un mundo que pretende cada vez más controlar la justicia y en el que ellos son el anacrónico resíduo de la independencia y la justicia posible.

Por eso, cuando veo anunciadas cosas como “jornadas de internacionalización de despachos”, eventos de “branding”, de “marketing” o de “coaching” para abogados, me pregunto si quizá los organizadores de los mismos no conocerán a los mismos abogados que yo. Porque los abogados que yo conozco no son los que salen en las páginas salmón de la prensa económica, los que tienen sucursales en Hong-Kong o Nueva York o dividen a los integrantes del despacho en “juniors” y “seniors”. 

Yo conozco otra abogacía, esa que en 2015 tiene bolsas de pobreza, la que no sale en los titulares, para la que no se organizan congresos… pero que es la que sufre, calla, da la batalla y mantiene la esperanza de que la justicia aún es posible en este país.

Anuncios

49 comentarios en “Pobres abogados

  1. Me solidarizo con sus comentarios totalmente. Yo soy un abogado como Ud. y tuve que salirme de España y regresarme a mi país de origen para seguir ejerciendo, con la crisis no pude continuar ejerciendo de abogado en España. Tengo 42 años pero creo que trabajaré hasta los 80 y más, y que saldré con los pies por delante de mi despacho.

    Le gusta a 1 persona

  2. Recuerdo un día en el Juzgado cuando tenía alrededor de los diez años de ejercicio profesional, vi a un compañero subiendo pesadamente la escaleras y arrastrando la toga. El compañero era de edad venerable, no menos de setenta años, en verdad que me impresionó y lo primero que me pregunté era como a su edad aún estaba dando batalla. Ya llevo más de veinticinco años de ejercicio profesional como abogado libre e independiente y comprendo perfectamente la opinión José Muelas, es cierto nos quieren mansos en el Turno de Oficio y subsistir en el ámbito privado ciertamente es difícil. Tener que sufragar los gastos de despacho y sus servicios, impuestos y los costos de colegiación y seguridad social o mutua es complicado. Y claro está, tratar de mantener la imagen y el tipo ante jueces, secretarios judiciales, funcionarios, fiscales, policías, peritos, interventores … y demás agentes que intervienen como con los clientes se ha de tener mucha paciencia y tablas y no digamos con las Comisiones del Turno de Oficio como las Deontologicas que merecen un tratamiento aparte. Complicado y las más de las veces desagradecido.

    Le gusta a 1 persona

    1. Entre esto, y que ahora los jóvenes ya no se nos permite acceder al turno de oficio sin tener al menos tres años de ejercicio, además de la susodicha bolsa de pobreza, se está creando una bolsa de jóvenes abogados que nos vemos abocados a buscarnos la vida por otro lado por no poder ejercer la profesión que amamos.

      Le gusta a 1 persona

  3. Estimado y admirado compañero. Ya era hora que alguien hablara claro sobre la situación en la que vivimos muchos abogados independientes de este país. En mi particular caso,se lo que es haber tenido que cerrar despacho compartido en el que inicie mi andadura profesional con muchas ilusiones y ganas. Lo siguiente que nos falta es dejar de pagar la mutualidad,por no poder sufragar gastos. Pero soy joven y sigo luchando, con el ejemplo como usted bien ha dicho, de los compañeros de más de 70 años que ahí siguen dando guerra en los Tribunales, ya no tanto por amor a la profesión, sino por necesidad.

    Le gusta a 1 persona

  4. Lo peor de todo es que con nuestra formación, con nuestro entender del funcionamiento del sistema, nunca se hará nada mientras el Poder Judicial sea elegido a dedo por el Ejecutivo. Nos hemos acostumbrado a dejarnos aborregar, a reír los escándalos de los desfalcos en vez de buscar alternativas y mecanismos de defensa porque hasta nuestros superiores en los colegios prefieren “dejarlo estar”. Siempre supe que nunca habíamos vivido en un Estado de Derecho, pero siempre tuve la esperanza de que no se viera tanto.

    Le gusta a 1 persona

  5. Cierto lo que se dice, puesto que en mis años de inicio en la Profesión, va para cincuenta, el único sistema de previsión social para nosotros era la Mutualidad, sin que se permitiese la afiliación a la Seguridad Social como autónomos.
    Y así el sistema, y salvo error por mi parte, entiendo sería de Justicia que una vez jubilados nuestras pensiones fueran similares a las de cualquier autónomo, y además fuesen revisables para adecuarlas al coste de la vida, tal como recoge la propia Constitución, lo que no sucede en nuestro caso, donde las pensiones son fijas, y no sujetas a sistema alguno de revisión.

    Le gusta a 1 persona

  6. Estoy de acuerdo con lo que se dice en el artículo, pero esas situaciones, siendo tan lamentables como son, no representan la regla general. Hay abogados “de infantería” es decir, los que defienden (defendemos) divorcios, desahucios, juicios de faltas ( cuando existían) etc que obtenemos un beneficio económico digno y pagamos sin problemas todos los gastos del despacho. Eso sí, a base de trabajar como negros y con un estrés enorme.En mi opinión, lo que es fundamental para que un despacho funcione es tener autodisciplina, es decir, hay que cumplir un horario estricto de trabajo, y hay que trabajar con seriedad, y luego también tener suerte. La profesión es muy difícil, los clientes desagradecidos en muchas ocasiones, reñir con los jueces es muy desagradable, pero a pesar de todo, se puede salir adelante. De todos modos, y pese a que a mí me va bien, no recomiendo a mis hijos que sean abogados, pese a tener el despacho ya montado y una clientela hecha, prefiero que se hagan Fiscales y que se dediquen a trabajar 5 horas al día, y cuando tengan dudas, que las resuelva el Fiscal-Jefe.

    Le gusta a 1 persona

  7. Yo soy (o he sido) uno de esos abogados. Comenzaba a despuntar en mi despacho independiente cuando empezó la crisis económica y las he pasado muy apuradas para pagar los gastos corrientes algunos meses, de ahí que comente con sorna que mi despacho tiene un socio trabajador (yo misma) y tres socios capitalistas: mis padres y mi marido. Sin ellos, ya habría cerrado mi pequeño despacho, gracias a ello se mantiene abierto y, ahora, parece que empiezo a ver los brotes verdes.

    Le gusta a 1 persona

  8. No hace falta que tengan muchos años, yo los conozco que salen adelante gracias a que trabaja su pareja. Los conozco que no pueden pagar la cuota colegial, los hay que no pueden pagar la mutualidad porque si pagan no les llega para el alquiler del despacho. Efectivamente hay pobrera en la abogacía y se sufre en silencio.
    Los jóvenes sin ayuda de sus padres no pueden salir adelante, las pasantes no se pagan y así está la situación.

    Le gusta a 1 persona

  9. Gracias compañero, y a pesar de todo ello seguiremos luchando en el Turno por los más necesitados. Esperemos poder mantenernos a flote y que no acaben de hundirnos estos gobiernos hipócritas e insolidiarios. Agradezco desde aquí a mi familia por ayudarme para que pueda seguir yo ayudando a otros.

    Le gusta a 1 persona

  10. Saludos colegas abogados, efectivamente el ejercicio de la abogacía en forma independiente es en realidad una labor ardua y difícil, pues tenemos que lidiar con todos los funcionarios públicos (jueces, fiscales, etc.) que reciben significativos estipendios del Estado y del gobierno, a diferencia de nosotros que muchas veces tenemos que patrocinar causas sin estipendio alguno.En el Perú la realidad del abogado independiente es más difícil que la de los países de la Comunidad europea.Sin embargo, para aquellos que sabemos que saldremos con los pies hacia delante de nuestros despachos ejerciendo independientemente la profesión, creo que además por necesidad es también por vocación que seguimos laborando, pues al menos para mí es muy importante defender al ciudadano que muchas veces tiene que hacer frente a este monstruo del Estado y las entidades gubernamentales que tienen todas las prerrogativas para aplastar al pobre ciudadano de a pie y sin muchos recursos económicos. Para mí estos más de diez años de ejercicio de la profesión ha sido angustiosa, pero también me ha llenado de satisfacción el ganar causas en las cuales han coincidido la legislación con la justicia.Ciertamente somos la piedra en el zapato del Estado y las entidades gubernamentales quienes muchas veces nos tratan con desdén, simplemente decirles adelante en el ejercicio de nuestra profesión independiente por necesidad y vocación.

    Le gusta a 1 persona

  11. Pingback: Pobres abogados
    1. “Tiñalpa” es expresión cartagenera: “poca cosa, mindundi”, como “San Apapucio” (o San Apapurcio) es el santo inútil. No sé si se habrá utilizado “tiñalpa” en algún texto serio, pero quizá Pérez Reverte sí la haya usado.

      Le gusta a 1 persona

  12. ¡Cuanta razón tienes, estimado compañero!

    Aunque todavía no pierdo la esperanza de que algún día, más temprano que tarde, se valore la vocación, esfuerzo y honestidad de la inmensa mayoría de nosotros, los abogados “de toda la vida”, con unos honorarios que nos permitan al menos, llevar una vida digna (Diccionario de la Real Academia: “gaje o sueldo de honor … estipendio o sueldo que se da a alguien por su trabajo en algún arte liberal”; Diccionario de Uso del Español de María Moliner: “retribución percibida de una vez y como sueldo fijo por un trabajo no meramente manual”; Diccionario razonado de legislación y jurisprudencia, de Joaquín Escriche: “úsase la palabra honorario cuando se trata de pagar a los médicos, abogados, eclesiásticos y otras personas a quienes el honor de su profesión no permite recibir salario” …), pues, a nadie se le escapa, no solo podemos vivir del honor de nuestra profesión …

    Le gusta a 1 persona

  13. Grandísimo tu post José. No he podido evitar las lágrimas. Yo ya me he ido de España porque no lo he podido soportar. Dignidad es lo único que nos queda, porque lo demás ya lo hemos perdido todo.

    Le gusta a 1 persona

  14. Es una verdad como un templo, a la que sucumbimos porque no tenemos la vergüenza de quitarnos la corbata y ponernos un pañuelo palestino al cuello y salir a las barricadas. Nuestra protesta está diluida en la sumisión a un falso estatus…

    Le gusta a 1 persona

  15. Buenos días José, compañero.

    Simplemente quiero felicitarte por saber condensar tanta realidad y sentimientos en un magnífico post. Has conseguido expresar en pocas palabras lo que muchos sabemos y pensamos desde hace tiempo. Muchísimas gracias.

    Le gusta a 1 persona

      1. José, he leido tu post y me he emocionado como todos los compañeros que te han comentado. Pero te digo una cosa, no solo me he sentido comprendida, sino ante todo , arropada. Gracias, de corazón..todo, todo lo que has escrito es auténtica verdad. Luchamos no sólo contra las injusticias, a veces contra el sistema y siempr contra los prejuicios de nuestra profesión…y muchas veces , sólos.

        Ánimo , luchad por la autenticidad!

        Me gusta

  16. Siento tristeza al leer el post. Triste por hacer un negocio mercantil de lo que es una profesión vocacional que los grandes despachos están desvirtuando de acuerdo a sus reflexiones. Suscribo en su integridad lo expuesto. Hay que hacer una contrarevolucion para dignificar y engrandecer la abogacía, pero no desde la penuria. Te felicito compañero.

    Le gusta a 1 persona

  17. Murcianico valiente, ENHORABUENA por tu sensatez y corazón al exponer estas emocionantes reflexiones!!!.

    Buena tierra la tuya y casi mía, que da personas de bien, con valores y narices para defender la JUSTICIA, LA INDEPENDENCIA Y LA LIBERTAD!!!. PROPIAS de nuestra profesión!!!!!.

    Soy hija de murciano, ( de Cieza), hombre de fé y valiente, que me enseñó lo que significaba ejercer esta profesión, sin dueños, tan sólo la de tu propia conciencia y responsabilidad y la HONRADEZ!!!!.

    Por ello, ese esfuerzo diario que supone nuestra profesión, esa entrega completa, que nos hace estar ” alerta día y noche” merece una pensión de jubilación digna por tantos años de desvelos.

    Anabel Moreno Salmerón.

    Le gusta a 1 persona

  18. Qué reflexiones más tristes, pero bonitas y ciertas a la vez. La verdad es que muchos profesionales de muchos ámbitos diferentes sufren injusticias parecidas. Por ejemplo los pequeños agentes de seguros sufren la competencia directa de las grandes corredurías o incluso de las mismísimas aseguradoras, lo mismo ocurre con los contables, o los asesores fiscales, por no hablar ya de ámbitos todavía mucho más diferentes.
    A veces “los pequeños” nos tenemos que esforzar para conseguir y “contentarnos” con el trozo de pastel que no es suficientemente interesante para “los grandes”.

    Le gusta a 1 persona

  19. Estimado José, tu bien analizado artículo refleja exactamente la realidad de mi Ecuador. Con las últimas reformas y puesta en vigencia del nuevo Código Procesal, los notarios reciben 23 competencias más, acrecentando de esta manera sus ingentes ingresos, mientras que los abogados pasan penurias para pagare sus despachos y otros gastos propios de esta noble profesión.Por otra parte, las universidades no dejan de titular abogados, es decir cada día más abogados para compartir el escaso trabajo que ha quedado .

    Le gusta a 1 persona

  20. Soy abogada independiente apenas comenzando y precisamente me encuentro en una crisis terrible al palpar como es de difícil el ejercicio de esta profesión. Vivir al día, terrible para mi! Sin seguridad social, mortal! Sufragado además con mucha dificultad los costos de sacar un proceso adelante. El tema de la imagen ni hablar! La gran responsabilidad que implica hacerse cargo de los asuntos el cliente, en fin. Trabajé 18 años en una gran empresa y renuncie buscando desempeñarme como profesional y bajo la nueva propuesta que hoy pulula en toda la web “salga de su zona de confort”. El cambio ha sido brutal. El día de hoy lloraba de angustia al no saber que hacer, si vender algunos bienes que aún me quedan para montar mi propio despacho o definitivamente renunciar a una profesión que siento forjada en mi psiquis porque además en mis años universitarios me termino de criar. Y preciso me encuentro con este artículo, que curioso! Gracias por mostrarme un panorama realista, dicho por hombres con años en esto y que al final de la carrera se sinceran y nos cuentan la verdad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Buenas Carolina, yo estoy en una situacion parecida a la tuya. Despues de trabajar varios años en grandes multinacionales, me vi abocado al ejercicio de la abogacía a falta de otras salidas. Si bien es cierto que poco a poco se van cogiendo tablas, también lo es que es muy dificil conseguir asuntos porque para ello hay que vender esa imagen de abogado exitoso que el cliente quiere. Al final, uno aprende a darle al cliente lo que quiere,aunque sea a costa de endeudarse, pues al menos en mi caso, yo no veía otra salida. Si a ello le sumamos el desesperante plazo para cobrar los pleitos, las tasaciones de costas(cuando se cobran )etc, yo cada día me afianzo más en una idea; Salvo que seas un pirata, esta profesión sólo da para subsistir, vivir día a día, y por lo menos tener la satisfacción de ayudar a la gente más desfavorecida, pero con un billete de 10 en el bolsillo, Así lo veo yo….

      Le gusta a 1 persona

  21. Me quedo con estas palabras: [El Gobierno] “No quieren una abogacía independiente, prefieren esos grandes despachos con quienes siempre se puede hablar y a los que no cualquier tiñalpa puede acudir.”

    Saludos desde México, en donde cambios como los que usted menciona ya nos empiezan a causar daños irreversibles.

    Le gusta a 1 persona

  22. Hola José Muelas, felicidades por decir “esta boca es mía”.
    Sin duda estamos en situación de crisis global, no sólo abogados, muchos emprendedores, perfiles cualificados y sobre todo el adulto mayor; pasan calamidad que se parte el corazón, lo importante de todo es hace algo, que podemos hacer para que las cosas cambien? Que podemos hacer para ayudarles? Que podemos hacer contra un monstruo grande que pisa fuerte?

    Soy abogada desde hace más de 10 años en México y más de 4 años en Barcelona, he sido y soy Autonoma, emprededora, perfil cualificado, espero hacerme mayor y compartir mis vivencias; me encanta dar clases, conferencias y generar materiales educativos con lo que sé: esto para que a otros les vaya mejor que a mí.

    Es difícil hacer un ahorro, se vive al día trabajando hasta 15 hrs diarias para mantener el despacho abierto, para cubrir costes y poco más, yo nunca he estado en el turno de oficio, no me aceptaron por una o por otra excusa ( 3 años colegiada) ahora no necesito turno de oficio para brindar servicio a desfavorecidos: he atendido muchos casos a costes inferiores a lo que pagan en turno de oficio, doy Asesorias grupales gratuitas en asociaciones, y sé que la clave del desarrollo está en instruir a los débiles por eso estoy trabajando mucho para constituir formalmente http://www.danaus.org ; proyecto educativo, para niños y padres, que cambiará al mundo, mínimo el mundo cercano en mi entorno, por ahí hay que empezar.

    Compañeros abogados mayores y jóvenes que lo pasan mal, muchos abogados jóvenes necesitamos de su consejo legal, de su orientación de su cátedra: acérquense a mi despacho yo pago por hora de docencia de un experto en ciertas materias miren nuestra web http://www.habeaslegal.com, busquemos opciones para cambiar nuestra situación y la de los desfavorecidos; que son muchos. Mientras haya esperanza, motivación y fortaleza podremos seguirlo y juntos somos poderosos.
    Sonia Rosales
    Col.38290 ICAB

    Le gusta a 1 persona

  23. Impresiona tu comentario, compañero, por lo certero. Llevo 19 años en la profesión y me identifico con el espíritu de lucha que nos mantiene libres e independientes. Pero enc uanto a la penuria económica lamentablemente tenemos lo que nos merecemos, lo digo con pena. En mi colegio he formado parte en años anteriores dos comisiones para reclamar las bajadas en la retrubución del turno de oficio y la ley de Tasas (acompañada de nueva rebaja del turno), y el primer inconveniente, además de juntar voluntarios que quieran trabajar, que no se ofrecen, lo hemos encontrado dentro del propio Colegio, con decisiones cobardes (que no prudentes). Nos cuesta dar la cara. He podido observar cómo el colectivo no reacciona, la marea negra de las togas no ha tenido ni punto de comparación con la marea blanca. Un solo letrado ha ganado al Consejo de la Abogacía para “cargarse” la prohibición del pacto de cuota litis y las normas de honorarios, por no hablar de la Ley Omnibus en este sentido. Hay colegios que por el mero hecho de haber publicado sus honorarios orientadores en su web han sido sancionados por Competencia. Nuestras normas de honorarios, que antes eran una garantía de cobro digno, han sido vapuleadas por los tribnunales, bajo la excusa de que carecen de rango normativo (ni siquiera le otorgan el carácter de costumbre, que también es fuente del derecho). Veo cómo ahora los bancos, después de haber robado directamente a los ciudadanos con sus cláusulas suelo, provocando desahucios masivos de familias, y habiéndose enriquecido sobre el sufrimiento, el dolor y en no pocas ocasiones la muerte de los desahuciados, contratan ahora para defenderse a los grandes despachos que a su vez subconratarn abogados a 90 euros la vista (hablo de procedimientos de juicio ordinario). Pero somos muchos. Nuestra defensa frente a esta situación ¿no será precisamente garantizar el juego limpio e iniciar una campaña entre los Colegios para lograr la elevación a rango normativo de los mínimos establecidos por los Consejos? Cuenten con mi apoyo.No es dificil. Solo hay que querer hacerlo.

    Eugenio Seoane-Chanes Castiñeira
    Col. 317 ICA Lanzarote

    Le gusta a 1 persona

  24. El problema del ejercicio libre es también en mi pais. Sobrevivir como abogado independiente es cada día más difícil. Como me dijo un colega hace unos días “el ejercicio de la miseria”. Pero a pesar de eso una de las razones por las que elegí esta profesión y vocación es que mientras mi cabeza funciones podré trabajar y saldré con los pies por delante.

    Le gusta a 1 persona

  25. Menudo panorama! Termino el Máster de acceso a la abogacía en un mes y veo que dedicarse a esta profesión y vivir (o sobrevivir) de ello va a ser imposible. Tiempo y dinero perdido, o eso parece a día de hoy.

    Un saludo.

    Me gusta

  26. Menudo panorama! Termino el Máster de acceso a la abogacía en un mes y veo que dedicarse a esta profesión y vivir (o sobrevivir) de ello va a ser imposible. Tiempo y dinero perdido, o eso parece a día de hoy.

    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s